Principal Arriba Comentarios Contenido Buscar

El Papa nos dijo
Principal Comentarios Contenido Buscar MONTAÑEROS DE SANTA MARIA

EL PAPA NOS DIJO

EL 7 DE OCTUBRE DE 1985 FESTIVIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DEL ROSARIO.
EL PAPA NOS DIJO:
Y ahora quiero dirigir un saludo particular a los jóvenes Montañeros de Santa María que, al cumplirse los veinticinco años de su asociación han querido unirse a este encuentro para dar gracias al Señor y testimoniar también su afecto y adhesión al Papa.
SOIS MONTAÑEROS DE SANTA MARÍA.
Montañeros: vosotros sabéis bien lo que esto significa. Yo también tengo la satisfacción de conocerlo por experiencia propia. Ser montañero o montañera representa  RENUNCIAR A UNA VIDA CÓMODA Y BLANDA, y afrontar muchas horas de esfuerzo  y de superación y, en ocasiones incluso, de aventura y riesgo. Ser montañero significa marcha y ascensión, amor a la naturaleza y AYUDA Y SERVICIO A LOS COMPAÑEROS. Ser montañero o montañera significa también, no pocas veces, hacer frente a las asperezas y a las inclemencias del tiempo; pero significa igualmente disfrutar de la belleza de los paisajes, de la pureza del aire de las alturas, del placer único de los horizontes dilatados en las cumbres. Sabéis bien que ser montañeros no es sólo una sana disciplina corporal, vigorosa y exigente, que prepara y dispone para superar debilidades físicas; sino que, entendido de manera integral, como vosotros lo hacéis ES UNA ESCUELA DE VIDA donde aprendéis y practicáis generosidad, solidaridad y compañerismo, dominio de vosotros mismos, sentido de iniciativa y riesgo. Mas aún, es también vivido, como lo hacéis, desde la fe, UN MODO PRIVILEGIADO DE DESCUBRIR A DIOS  en  las maravillas de su creación y de suscitar el deseo de su encuentro, desde las cumbres que se aproximan al cielo.
Pero, además, sois Montañeros de SANTA MARÍA. Sí,  de Ella nos dice el evangelista  S. Lucas que, nada mas comenzar a ser Madre de Jesús, se puso en camino hacia la montaña a ayudar  y servir a su prima Isabel, que esperaba el nacimiento de su hijo, Juan el Bautista. La figura de MARÍA ES LA EXPRESIÓN VIVA Y PERSONAL DE TODAS ESAS VIRTUDES  naturales y sobrenaturales QUE CARACTERIZAN AL MONTAÑERO Y A LA MONTAÑERA. Ella es expresión de elevación a las más altas cumbres de dignidad, de excelencia y de santidad, a que puede aspirar la persona humana; dechado de dignidad y desprendimiento como Esclava, así como Madre del Señor y Madre de todos los hombres; ideal de una pureza y limpidez, que ni de lejos  pueden emular las cumbres más señeras. Justo, pues, que Santa María, la encumbrada sobre todos los hombres y los ángeles, sea vuestra singular Patrona y vuestro altísimo MODELO. De ella aprenderéis agilidad de espíritu y de cuerpo, deseo de las alturas, afán de apoyo  y de servicio sacrificado a los demás.
A vosotros jóvenes, Y A  VUESTROS COMPAÑEROS Y AMIGOS DE ESPAÑA A QUIENES DIRIJO TAMBIÉN MI MENSAJE, a todos los aquí presentes venidos para la solemne Beatificación y a vuestras familias y de modo especial a los miembros de la Compañía de Jesús, imparto con afecto la Bendición Apostólica.

 

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo electrónico a msm@sis.es  con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Última modificación: 04 de marzo de 2006